Una boca sana protege el corazón

Puede sonar a chiste, pero no es así, ni hace falta haber estudiado un grado superior en higiene bucodental para saberlo. Te lo contamos aquí y ahora: una boca bien cuidada, es decir, una buena salud bucodental, reduce los riesgos de complicaciones cardiacas. Pero esto no es todo, ya que también reduce la posibilidad de sufrir diabetes y de partos prematuros.

El pasado día 20 de marzo fue el día de la salud bucodental, motivo por el que el Colegio Oficial de Dentistas de León empleó el lema “Boca sana y sabia toda la vida” con la intención de promover la importancia de cuidarnos y mantener una buena salud oral.

Más concretamente, su intención era que los ciudadanos conocieran los cuidados bucodentales que son necesarios en cada etapa de la vida. Lo ideal es tener buenos hábitos de higiene ya desde la niñez y hacernos revisiones odontológicas de manera periódica (mínimo, una vez al año, si bien lo ideal serían dos), dado que esto contribuye en gran medida a que gocemos de una salud bucal óptima hasta que lleguemos a una edad avanzada. Esto nos garantiza tener mayor autonomía y años de vida sin las preocupaciones que genera el dolor en la boca y la pérdida de piezas dentales.

Además, el Colegio también quiso recordar la relación que une a la salud bucodental con enfermedades como la diabetes, infecciones o patologías cardiacas. De hecho, se ha demostrado una clara relación entre las enfermedades periodontales y el infarto agudo de miocardio. Siendo así, lo cierto es que es poco lo que tratan de concienciarnos los grandes medios sobre la importancia de tener unas buenas costumbres en lo relacionado con la salud bucodental.

Por si fuera poco, la periodontitis también afecta a la diabetes, y lo hace de la siguiente manera: tiene la capacidad de iniciar o aumentar la resistencia a la insulina, del mismo modo a como lo hace la obesidad.

Por otro lado, los expertos también hacen un llamamiento a las mujeres embarazadas, a las que recomiendan ir al dentista a realizarse una revisión, o en caso de sufrir la más leve molestia, dado que cualquier tipo de infección bucal puede empujar a partos prematuros, e incluso, causar que nazcan bebés de bajo peso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *