Mitos y verdades sobre el cabello (III)

plancha cabelloVolvemos con la tercera entrega de “Mitos y verdades sobre el cabello” (¡no dejéis de leer la primera parte y la segunda parte!) Hasta aquí ya hemos aprendido cosas tan interesantes como que la calvicie no es hereditaria (y que para buscar antecedentes, debemos fijarnos en la familia materna antes que en la paterna), que no pasa nada por arrancar una cana porque no van a aparecer siete en su lugar y que pasar frío en la ducha enjuagando el pelo con agua fría no tiene por qué ayudarnos a conseguir una melena más brillante.

Ya hemos recogido unos cuantos mitos, pero esto es algo que nunca se acaba, así que seguimos con la lista y de mitos y verdades sobre el cabello.

  • Es recomendable cepillar el pelo cien veces al día. Falso. De hecho, no sólo no ayuda a aportar más brillo a la melena, si no que en casos de melenas débiles y quebradizas puede terminar por ser negativo, ya que la fricción puede romper el cabello. Para cepillar el pelo, lo más recomendable es hacerlo con cepillos de cerdas de plástico y hacerlo con cuidado, sobre todo cuando nos encontramos con enredos.
  • Los utensilios de calor son perjudiciales para el pelo. Cierto, siempre y cuando hablemos de un uso constante. Planchar el cabello o utilizar el secador a menudo es perjudicial porque debilitan el cabello. La solución es moderar su uso o utilizar productos para el pelo especiales que aportan una protección extra a la hora de utilizar estos tipos de utensilios. Es importante también que no utilices la plancha de pelo cuando este está mojado o húmedo, a no ser que la plancha esté diseñada especialmente para cabellos húmedos. Por otra parte, tampoco es recomendable acercar demasiado el secador al cuero cabelludo, ya que daña las cutículas.
  • Los productos para pelo tardan tres minutos en actuar. Cierto… aunque no del todo. Cada producto lleva una etiqueta en la que podemos consultar los tiempos necesarios para que el producto actúe. Cada producto es un mundo, pero sí podemos fijar una regla más o menos universal: en cuanto a los acondicionadores (al menos los que contienen aminoácidos y proteínas) actúan después de tres minutos. En cuanto a las mascarillas, el uso es variable y el tiempo de espera puede escalar hasta los cinco minutos.

Hoy han sido únicamente tres mitos porque los tres traen cola. ¿Sois de las que creéis que cepillar cien veces al día el cabello es beneficioso? ¿No creéis que los utensilios de calor puedan dañar vuestro cabello? ¿Cuánto tiempo consideráis que hay que dejar actuar un acondicionador o una mascarilla para que surja efecto?

¡Compartid vuestras opiniones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *