Magnesio, fuente de salud y belleza

Aunque nos parezca mentira, los minerales también son una parte esencial para la salud de nuestro organismo y en temas relacionados con la piel y la belleza, son unos elementos esenciales, ya que aportan propiedades que son difíciles de encontrar en otros nutrientes.

El magnesio es un oligoelemento que está de sobra reconocido por su capacidad de reducir la hiperreactividad de la piel, por lo que funciona como un elemento protector, tanto en los procesos de defensa naturales como en su reparación. Por ejemplo está especialmente indicado para las pieles debilitadas por el estrés, que se suele traducir en el tono apagado, la sensación de debilidad y la aparición de rojeces e irritaciones.

Magnesio, fuente de salud y belleza

Pero sobre todo, el magnesio estimula la actividad del metabolismo celular por lo que es uno de los más poderosos motores de la regeneración celular de la piel; inhibe las sustancias que degradan la elastina y contribuye de una forma super efectiva a mantener la piel suave y elástica. Y no sólo en la piel, el magnesio es fundamental para mantener las articulaciones “engrasadas”, se utiliza en medicamentos contra la artritis e incorporado a nuestra dieta contribuirá a mantener la elasticidad de nuestras articulaciones ya que contribuye a que nuestro cuerpo pueda absorber mejor el calcio.

Está presente en alimentos como el germen de trigo, la soja, los frutos secos (nueces, almendras, avellanas, pipas, castañas), la avena, en higos y dátiles y en el caco y todos los derivados del chocolate. En una proporción mucho más pequeña, está presente en guisantes, perejil y levadura de cerveza.

El Magnesio también está considerado un poderoso protector cardiovascular; participa activamente en la duplicación del ADN y en la transmisión de los impulsos nerviosos. Es un gran regulador de otras sustancias en nuestro organismos, como los niveles de azúcar en la sangre regula los niveles de azúcar en sangre o en la absorción y metabolización del resto de los minerales. Previene calambres, contractura, vértigos, fatiga y regula la temperatura corporal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *