Luce mirada con la cirugía de párpados

El hombre del anuncio de Martini se distinguía por esas gafas de sol emblemáticas y el gesto que las acompañaba, con el dedo sobre los labios. Sus gafas eran (y quizás siguen siendo) símbolo de atractivo. Peor para el resto de los mortales unas gafas de sol son una herramienta de protección. Nos protegen del sol, sí, lógicamente… pero también nos hacen de barrera frente al resto de la gente cuando, digamos, la noche anterior no ha sido demasiado tranquila. A menudo son como nuestro pretendido “traje de invisibilidad” para las ocasiones en las que no tenemos la cara que quisiéramos tener. Ojeras muy pronunciadas, bolsas en los ojos, hinchazón, rojez…  Por suerte eso se pasa con dormir bien, normalmente.

Cirugía de párpados

Con la cirugía de párpados no hará falta que te ocultes tras unas gafas de sol.

Pero no siempre sucede así. Hay gente que no tiene un buen aspecto de la mirada por regla general. Son personas con los párpados caídos o con bolsas muy pronunciadas debajo de los ojos que no desaparecen por más rodajas de pepino que se pongan ni por más tratamientos que intenten. Su mirada tiene un aspecto cansado, les envejece el rostro y a menudo les hace no sentirse del todo bien con la imagen que proyectan. Por suerte para este problema de estética existe un tratamiento muy efectivo llamado blefaroplastia o cirugía de párpados.

Consiste en un procedimiento quirúrgico mediante el cual un cirujano especialista en oculoplastia extirpa el exceso de piel y de grasa que puede acumularse tanto en los párpados superiores como en los inferiores. Mediante esta intervención, que puede tener por objeto los cuatro párpados o sólo dos según el caso, el paciente experimenta una mejora muy notable en la apariencia de su mirada, que ahora se verá fresca y joven.

Ahora ya no le harán falta las gafas de sol, ni las del chico Martini ni las de ningún otro, para sentirse a gusto y lucir mirada radiante. Por cierto, que los efectos de la blefaroplastia son muy duraderos y en muchos casos incluso permanentes. ¡A lucir mirada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *