Las propiedades mágicas del pepino

El pepino es una planta originaria de la India cuyas propiedades para el organismo y la piel son sobradamente conocidas desde la antigüedad, de hecho ya era utilizado por los egipcios.

Contiene un alto contenido de vitamina E, que es el gran antioxidante de la naturaleza y hoy sabemos que tiene propiedades antienvejecimiento, además de una gran cantidad de aguas y aceite natural. Su uso beneficioso para la piel se conoce no sólo en el mundo de la cosmética, sino también en el de la medicina, ya que tiene propiedades regenerativas de los tejidos cutáneos por lo que es un componente habitual de pomadas y ungüentos para las quemaduras, por ejemplo.

El Pepino es perfecto para aportar suavidad e hidratación, por lo que está especialmente indicado para tratamientos contra la sequedad, de la piel, tanto de la inherente a la propia piel como de la puntual, por ejemplo tras una exposición prolongada al sol.

pepinoSimplemente triturado, sin añadirle nada más es una excelente mascarilla que tendrá efectos suavizantes e hidratantes sobre nuestra piel si la aplicamos durante una media hora. Además tiene un efecto limpiador en profundidad, por lo que también favorecerá la progresiva desaparición de manchas en la piel o de poros excesivamente marcados.

En general, el pepino tiene amplias propiedades curativas para la piel; también es efectivo para tratamientos del acné juvenil, ya que regula la acumulación de grasa en la piel, haciendo desaparecer espinillas y granitos. Simplemente cortándolo en rodajas y dejándolo actuar sobre el rostro, notaremos sus efectos calmantes y refrescantes.

En medicina se utiliza para el tratamiento de determinados tipos de dermatitis, así como para el alivio de rojeces y corrección de los rosetones que a veces aparecen por problemas relacionados con la pigmentación de la piel, ya que los efectos reparadores del pepino pueden ser realmente sorprendentes.

En cosmética se utiliza habitualmente como uno de los ingredientes de las cremas nutritivas en general y especialmente las destinadas a pieles grasas, está presente en las cremas limpiadoras y es uno de los componentes activos de multitud de cremas antiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *