La importancia de desmaquillarse

A todas nos encanta maquillarnos, utilizar productos de estética y sentirnos guapas. Sin embargo, al llegar a casa tras un largo día (o una noche de diversión), deseamos poder irnos a descansar sin necesidad de desmaquillarse nuestra piel.

Es vital saber la importancia que tiene limpiarnos la piel antes de irnos a dormir, ya que si no lo hacemos, ésta sufrirá y además de volverse grasa y ser más propensa a tener granitos, envejecerá de forma más rápida.

Actualmente, son varios los tipos de productos que podemos utilizar para eliminar las impurezas de nuestra piel (no solamente nos tenemos que desmaquillar cuando nos hemos aplicado productos de estética, ya que durante el día, nuestro rostro ha captado polvo y partículas que deben ser eliminadas para que nuestra piel pueda respirar perfectamente mientras dormimos).

Los productos desmaquillantes son fáciles y rápidos de usar (tan sólo tardaremos 5 minutos en seguir promoviendo que nuestra piel siga lisa y flexible).

desmaquillar

El primer paso es utilizar una leche especial para desmaquillar, unos discos de algodón con loción limpiadora o unas toallitas desmaquillantes (éstas las podemos llevar en el bolso para poder utilizarlas en cualquier momento).

Seguidamente, nos debemos aplicar un tónico hidratante, el cual nos ayudará a refrescar nuestra piel y a terminar de eliminar las impurezas que han podido quedar tras el desmaquillado.

Aunque la gran mayoría de mujeres realizan esta simple acción sin ningún problema, hay personas obsesionadas con su estética y se niegan a quitarse el maquillaje. Esto provocará, sin ninguna duda, un gran problema en el cutis de la persona, como por ejemplo le ha pasado a Dal-mi-Bae, una chica de 20 años que tras estar 800 días maquillándose sin retirar los restos de su piel del día anterior, ha conseguido aparentar 20 años más de su edad real, padeciendo de arrugas y fuertes imperfecciones que la obligan a seguir utilizando cosméticos para poder disimularlas

Y es que hay que tener en cuenta que los productos de estética pueden ser nuestros aliados, pero como en todas las cosas, hay que saber donde está el límite y controlar las obsesiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *