La dieta flexitariana y sus beneficios

dieta flexitariana

¿Sabes qué es el flexitarianismo? Como bien sabrás, una dieta vegetariana al cien por cien prohíbe todo tipo de carne y pescado, así que muchas de las personas que la siguen deben tomar complementos alimenticios que aseguren que nos les faltará ningún nutriente necesario. Por ello, se está poniendo cada vez más de moda la dieta flexitariana, ya que permite consumir de vez en cuando tanto carne como pescado.

De este modo, contiene los beneficios de una dieta vegetariana, que acelera el metabolismo más que una carnívora, y combate sus puntos flacos, como la falta de nutrientes que podemos sufrir al dejar de consumir proteína animal.

A continuación, te detallamos algunos de los beneficios de una dieta flexitariana:

Disminuye el riesgo a ciertas enfermedades

Un estudio de la Escuela de la Salud Pública de Harvard asegura que la carne roja aumenta el riesgo de cáncer, infarto y otras enfermedades vasculares. Así pues, comiendo verdura y fruta, que es la base de la dieta flexitariana, estaríamos previniendo en cierta medida estas dolencias.

Mejor para el medio ambiente

Dejar un poco de lado el consumo de carne animal y cambiarlo por frutas y verduras es más bueno para el medio ambiente en el sentido de que se requiere de un mayor número de recursos ambientales para criar animales que para cultivar plantas.

Puedes optar por carne y pescado de mayor calidad

Dado que no gastarás tanto dinero en estos alimentos como si los consumieras a diario, podrás invertir en comprar aquellos de mejor calidad, algo que será mejor para tu salud y, probablemente, también agradecerá tu paladar.

¿Cuánta carne come un flexitariano?

Por lo general, aunque puedes comer carne y pescado, se hace entre una y tres veces por semana. Además, como decíamos, aprovecha y que sean alimentos de calidad. Por ejemplo, puedes optar por comer los lunes, para empezar la semana con energía, y decidir qué otros días prefieres para comer proteína animal.

¿Tiene riesgos para la salud?

No, no los tiene, siempre y cuando te preocupes de que tu dieta sea equilibrada. Sin embargo, te recomendamos que, antes de empezar cualquier dieta, consultes con tu médico para saber si existe alguna contraindicación para tu salud, si tienes anemia o te falta algún nutriente importante o cualquier otro detalle que se te podría estar escapando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *