¿Es la cirugía plástica apta para niños?

No es demasiado extraño que los niños sean receptores de procesos de cirugía plástica reconstructiva, debido a anomalías congénitas que ocurren en el útero como resultado de la genética y otros factores ambientales, o bien a accidentes.

Aunque el término cirugía estética suele relacionarse con la cirugía cosmética, algo en general mal visto ya que se relaciona con la superficialidad, la cirugía estética también puede aplicarse con fines médicos para solucionar imperfecciones estéticas producidas por enfermedades, accidentes o incluso por otros procedimientos quirúrgicos. Para muchas personas, someterse a este tipo de cirugía estética es la única forma de conseguir una vida normal, especialmente para los niños, que no están psicológicamente preparados para afrontar ser demasiado distintos a otros compañeros o amigos de su edad. En ocasiones, es posible que el niño se someta a un proceso de cirugía estética a edad temprana, pero también hay casos en los que es mejor esperar a los primeros años de la adolescencia o incluso a los últimos.

cirugia estetica niños

El impacto de la cirugía

A pesar de que muchos padres y también muchos niños pueden desear someterse a la cirugía cuanto antes para conseguir una apariencia normal, también existe un componente de miedo que puede retrasar la operación más de lo deseado o de lo debido.

La cirugía estética es algo serio siempre, y en el caso de los niños especialmente. Antes de decidir ir a por ella, hay que contar con el consejo de un especialista de confianza y con credenciales. En general, los niños más pequeños tienen más facilidad para adaptarse a cualquier procedimiento de cirugía plástica, ya que los cambios van creciendo con el cuerpo del niño poco a poco.

El problema principal de la cirugía estética es que el paciente puede no sentirse identificado con su nueva imagen; en el caso de los niños, hay cuidar ese aspecto enfocándolo tanto a estos como a los padres, que al fin y al cabo son quienes toman la decisión última de la cirugía estética. Para ello se puede recurrir a terapia, aunque no en todos los casos. Hay personas que sufren problemas porque ya se han identificado con la desfiguración y pueden tener cierta dificultad para acostumbrarse a su apariencia normal, pero hay personas que aceptan el cambio perfectamente, por lo que cada caso es un mundo.

Fuente: http://blefaroplastia.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *