¿Eres un buen candidato para la cirugía LASIK?

La cirugía LASIK es un tipo de procedimiento correctivo que puede ayudar a algunas personas que usan gafas o lentes de contacto a mejorar su visión. Los mejores candidatos para este tipo de cirugía serán aquellos con problemas moderados de visión; en casos más graves de visión, lo más común es que el paciente tenga alguna mejora significativa pero que deba seguir usando gafas. Más allá de eso, no todo el mundo es un buen candidato para este tipo de operación.

Dado que la cirugía LASIK comporta una inversión más o menos importante, antes de dar el paso hay que estar seguro que uno es un buen candidato. La mejor forma de hacerlo es visitar al cirujano para pasar un examen que determine si el proceso es adecuado para cada candidato. Aunque esa consulta es obligatoria, no está de más conocer los requisitos básicos para someterse a la cirugía LASIK.

  • Ser mayor de edad. Dado que los ojos y la visión cambia durante toda la pubertad y adolescencia, es importante someterse a la cirugía cuando los ojos no estén creciendo o cambiando, un proceso que suele detenerse alrededor de los dieciocho años. Dado que es una indicación general, es necesario consultar con el médico para asegurarse de que el crecimiento se ha detenido.
  • Tener una visión estable durante el último año. Es decir, el paciente no debe haber sufrido cambios significativos en la calidad de su visión durante los últimos doce meses, dado que da lugar a un escenario inestable que puede no responder al tratamiento de la forma esperada.
  • Estar sano. Este es un requisito indispensable en la gran mayoría de procedimientos quirúrgicos. En el caso de que el paciente presente problemas médicos, la cirugía LASIK no está recomendada. Tampoco son buenos candidatos las mujeres embarazadas o las personas con antecedentes de enfermedades de la córnea y otros trastornos oculares.
  • Ser realista. A la hora de someterse a cualquier tipo de cirugía, uno debe ser realista de la mejora que va a suponer esta para poder valorar los pros y los contras. Para saber qué esperar, la mejor opción siempre será la opinión del cirujano.

Además de estos, la cirugía LASIK cuenta con muchos otros beneficios. El más evidente es que no será necesario seguir utilizando gafas ni lentillas (en la mayor parte de los casos), con lo que el paciente gana en comodidad y en ahorro.

Cuando uno opta por la cirugía LASIK, el primer paso es ponerse en contacto con un cirujano especializado en cirugía de ojos con láser para concretar una consulta donde el paciente pueda exponer sus dudas. Las necesidades de cada persona son distintas, de modo que no vale fiarse de la experiencia de un conocido; el cirujano es el experto y quien tendrá siempre la última palabra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *