El bronceado

Consejos y ayudas para mantener tu bronceado durante todo el año de una forma sana y saludable para tu piel.

Mucha hidratación

Para alargar el bronceado y evitar la descamación de la piel, la hidratación es básica e imprescindible, y todavía más en verano. No te olvides de aplicarte diariamente una crema o una loción corporal hidratante después de la ducha, cuando la piel todavía esté húmeda. Sólo son 5 minutos al día y tu piel estará suave y elástica.

Para las impurezas de después de tomar el sol

Mezcla una cucharadita de vinagre de sidra con dos cucharadas de agua destilada, remueve bien y listos. Este tónico restablece el equilibrio ácido de la piel.

bronceado perfecto

Limpia el cutis después de tomar el sol

Mezcla una taza de leche con el zumo de un pepino pequeño. Déjalo reposar unos minutos y aplícalo sobre la piel con una toallita suave.

Alargar el bronceado

Prepara una infusión muy cargada y lávate la cara con ella. Al ser astringente, es conveniente que nutras la piel después con leche hidratante, y más y todo si tu cutis es más bien seco.

Para la piel irritada después de tomar el sol

La caléndula es un remedio excelente para hacer bajar la irritación de la piel provocada por una alergia o por un exceso de solo. Empapa varias gasas en una infusión de esta planta, déjalo enfriar y aplícalo sobre la piel.

Exceso de autobronceador

Si quieres evitar que se concentre en zonas rugosas, como rodillas, tobillos o codos, haz un pase muy ligero o protégelas con una capa fina de vaselina. El autobronceador quedará uniforme.

Para prevenir que te peles después de tomar el sol

Hidrata tu piel constantemente, antes, durante y después de exponerte al sol; prepara tu piel con un guante de crin y un poco de aceite de semillas de uva (lo puedes encontrar en herbolarios). Hazte un masaje y verás como este año no se te pela la piel.

La ducha facial

Estimula la circulación y resulta beneficiosa por las pieles cansadas del esfuerzo de luchar contra el sol y el calor. Moja durante un buen rato toda la cara con una ducha.

Combatir el calor

Cuando los termómetros superan los 30ºC, el cuerpo se resiste y, mientras la piel se deshidrata, se incrementa al máximo la producción de las glándulas sebáceas. Para combatir esta situación, lo mejor son las cremas ligeras de absorción rápida, las bases de maquillaje resistentes al agua y al sudor y, para acabar con las brillanteces de la cara, las pólvoras compactas matizantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *