¿Cuáles son las ventajas de la mesoterapia?

Hay muchas formas de perder peso, desde variadas dietas hasta ejercicio, ya sea ir al gimnasio o salir a correr. Esas dos fórmulas son las más recurrentes cuando uno quiere perder peso o ponerse en forma, pero no son las únicas que existen. Existen otros caminos, como la cirugía estética o técnicas de medicina alternativa. En este ámbito, la mesoterapia es uno de los métodos más populares, ya que además de la pérdida de peso, también ayuda a la reducción e incluso eliminación total de la celulitis.

La mesoterapia ofrece diferentes métodos adaptados a diferentes áreas del cuerpo. Los procedimientos de cara y cuello buscan rejuvenecer y restaurar la piel mediante un tratamiento que repone los minerales y vitaminas esenciales de la piel.

Otro de los usos de la mesoterapia es la reducción del contorno del cuerpo. En este aspecto es un tratamiento comparable a la liposucción, aunque la mesoterapia resulta más eficaz y es un proceso mucho más económico. Además, en comparación a la liposucción, después de someterse a un proceso de mesoterpia no hay una ganancia de peso posterior. Además de la reducción del contorno del cuerpo y la consiguiente pérdida de peso, la mesoterapia también reduce la celulitis, y en algunos casos incluso puede eliminarla completamente, gracias a la mejora de la circulación linfática y venosa.

La mesoterapia cuenta con muchos beneficios y ventajas respecto a otros procesos. Con la mesoterapia, el paciente no debe preocuparse por someterse a alguna cirugía dolorosa, ya que se trata de un procedimiento no quirúrgico. En comparación con la liposucción y otras modalidades tradicionales, la mesoterapia ofrece resultados muy naturales con un coste económico relativamente bajo. Además, es un método que no deja cicatrices visibles, y tampoco requiere un período prolongado de recuperación. Esa es una ventaja a tener en cuenta, ya que es posible volver a la rutina diaria de inmediato, por lo que no se pierden días de trabajo.

En cuanto al coste, hay que tener en cuenta que este variará dependiendo de factores como el objetivo del tratamiento, el tamaño de la zona que se va a tratar, los medicamientos necesarios y el número de sesiones necesarias. En general, el número de sesiones necesarias varía entre las ocho y las doce, que se realizan con al menos una semana de separación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *