Cosas que seducen y cosas que no

La estética importa. De otro modo un blog como éste no tendría sentido, ¿no? 😉 Pues lo dicho, la apariencia de una persona cuenta y lo hace a todos los niveles, tanto para lo profesional como para lo personal pero especialmente ahora que el calor del veranito empieza parece que lo de las relaciones personales cuenta un poquito más que lo que pueda pasar en una oficina.

Porque el verano se presta mucho a establecer relaciones informales, relajadas, allá donde vayamos de vacaciones o quizás con algún amigo que nos acompañe de viaje y una vez en el destino pase más de una cosa “intensa”, por decirlo de algún modo. Hablando en plata, el verano es la época en la que más se liga y por eso aquí vamos a hacer un pequeño resumen de los puntos más importantes para que una fémina (quien escribe) se fije en un efebo. Se trata de una generalización, claro, pero todos los puntos que incluyo son compartidos con mi entorno femenino así que algo de base tienen… Vamos con ellos:

1. La sonrisa, ¡importantísima!

Puede parecer que no es lo primero en lo que se fija una mujer pero realmente cuenta mucho. Un chico/hombre puede ser todo lo atractivo que quiera, que si tiene los dientes amarillentos o irregulares o mal cuidados o poco cuidados en general… no apetece mucho acercarse. Está claro que no les vas a exigir tener un curso higienista dental a todos para tener un affaire pero una sonrisa bonita cuenta mucho para dar ese paso más.

2. El look, una pieza importante el puzzle

No hace falta que un hombre sea un dandy para que nos fijemos en él pero como mínimo sí es un requerimiento innegociable que no vaya con chándal si no es que acaba de hacer deporte. Y si es de los que toman el chándal por uniforme, tendrá que compensarlo mucho con otros elementos para seducir porque realmente resulta  muy poco atractivo. Por otra parte los chicos que cuidan lo que se ponen, que eligen bien sus prendas… cualquier chica te lo dirá: eso suma muchos puntos y puede realmente hacerles parecer bohemios, por ejemplo, que nadie querría rechazar.

3. El tono de voz. Y más que eso, la conversación

Las voces graves, sedosas, bien atemperadas… son un gran qué. Pero más que eso también juega un papel importante el intelecto, aunque aquí estemos hablando de atractivo (algo físico). La cuestión es que liarse con un chico con el que apenas puedes mantener una conversación resulta muy poco estimulante.

4. La originalidad suma

Lo de tener sentido del humor puede estar muy trillado pero cualquier chica te dirá que sigue funcionando, que es un añadido más a un buen cocktail. No hace falta que sea el rey del humor ni un payaso (los excesos echan para atrás) pero que tenga un punto divertido, o extravagante, o que dé respuestas creativas a preguntas de las de toda la vida… nos hace considerarlos bien. Dicho de otra forma: un chico que es diferente y destaca del resto es más fácil de recordar tras una noche de fiesta en la que seguramente has hablado con más de una y de dos personas.

Pero lo dicho, y esto es una manía personal de quien te escribe: si no tiene una sonrisa bonita, nada de nada. Así que quien quiera ya puede ir postulando al curso higienista dental. 😉 Y otro gusto personal pero compartido con mi círculo de amistades: los tatuajes están MUY bien..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *