Consejos básicos para enfrentarse a la cirugía refractiva

Los métodos modernos de la cirugía de refracción permiten corregir la miopía, el astigmatismo, hipermetropía, y en parte, también la presbicia. El resultado deseado nunca puede ser plenamente garantizado, ya que depende de cada persona. Por eso es recomendable acudir a su oftalmólogo para consultar sus posibilidades.

Recomendaciones antes de la cirugía de ojos

  • Si usa lentes de contacto blandas, hay que dejar de usarlos tan pronto como sea posible antes de la cirugía; como mínimo, tres días antes. Las lentes de contacto rígidas se deben dejar de usar preferiblemente varias semanas antes de la operación.
  • No es necesario interrumpir la medicación habitual.
  • Se recomienda no acudir a sitios con mucho polvo.

cirugia ojos laser

El día de la cirugía

  • No es necesario estar en ayunas, pero sí es importante evitar los estimulantes (café, alcohol…).
  • Es aconsejable vestir con ropa confortable para estar cómodo durante la operación. La comodidad nunca está de más.
  • El maquillaje es incompatible con la intervención. No sirve limpiarse los ojos antes de la intervención; hay que acudir a la clínica con los ojos limpios desde el día anterior.
  • Si está demasiado nervioso, puede tomar algún tranquilizante.
  • La cirugía refractiva no requiere hospitalización. La operación en sí no dura más de un cuarto de hora.

 

Después de la cirugía

  • Está prohibido frotarse los ojos después de la operación, incluso si siente irritación de los ojos. Hay que evitarlo durante cuatro semanas después de la cirugía.
  • Para dormir, utilice los protectores que te proporcionen en la clínica protectoras que se han proporcionado.
  • Use gafas de sol que filtren los rayos ultravioletas, incluso si no hay sol, durante al menos 3 meses después de la operación.
  • Es normal que después de la operación, sienta una sensación de un cuerpo extraño. Además, por lo general, el ojo llora y se puede sentir caliente durante unas cuantas horas después de la cirugía. Si es necesario, se pueden tomar analgésicos para aliviar el dolor hasta la desaparición de este.
  • Si el ojo lagrimea, seque la mejilla con una compresa estéril sin ejercer presión sobre los párpados.
  • Hay que respetar todas las directrices del oftalmólogo. Es especialmente importante aplicar las gotas oculares recetadas por este. Normalmente deben aplicarse entre tres y cuatro veces al día durante dos semanas después de la cirugía.

Esos son los consejos básicos. Si su oftalmólogo añade alguna a la lista, no lo dude: hágale siempre caso. Sólo así podrá asegurarse de que el postoperatorio es su éxito.

Fuente: Cirugía refractiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *