Casarse con lentes de contacto o con gafas… esa es la cuestión

novia lentes de contactoLas lentes de contacto son algo imprescindible para muchas personas. Para aquellos que no soportan ver el mundo a través de los cristales de unas gafas, las lentes de contacto son a los ojos como el oxígeno al sistema respiratorio. Sin embargo, también existen aquellos que aman sus gafas por encima de todas las cosas; para ellos, las gafas no son únicamente un accesorio para ver correctamente. Son también una seña de identidad, algo que forma parte de su personalidad. 

Por eso, cuando llega un día tan importante como una boda, muchas mujeres que suelen llevar gafas se hacen la misma pregunta: ¿me caso con o sin gafas? La mayoría de las novias deciden pasarse a las lentes de contacto para que nada desentone con su vestido y peinado de princesas. Las gafas suelen ser las grandes olvidadas en las bodas y por eso queremos romper una lanza a su favor.

No diremos que lo importante el día de tu boda es que disfrutes de la celebración, porque aunque es algo que cualquiera tiene claro, es innegable que a toda mujer le preocupa tener un aspecto perfecto el día de su boda. Por eso muchas dejan las gafas en casa, aconsejadas por amigos, familiares y hasta wedding planners. Y está bien si es lo que una desea, pero no está tan bien si se hace por presión a estar deslumbrante.

Hablamos para aquellas mujeres para quienes las gafas son parte de ellas, para aquellas que llevan años con sus gafas y que no se ven bien sin ellas: cásate con gafas. Lo importante es que seas tú misma, no una muñeca de porcelana a la que nadie reconozca. Si estás más cómoda con gafas, no te dejes convencer por las lentes de contacto. Puedes casarte con las gafas que llevas en tu día a día o aprovechar la ocasión para comprarte unas nuevas que peguen con el vestido que vas a llevar.

Las novias con gafas están tan guapas con las que no las llevan, digan lo que digan. Así que si habitualmente llevas lentes de contacto, llévalas en tu boda también, pero si eres fan incondicional de tus gafas, no las abandones en un día tan importante. Lo agradecerás cuando, dentro de unos años, veas las fotos de tu boda y no tengas que preguntarte quién es esa mujer que aparece y que tanto se parece a ti sin gafas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *