Estamos, por fin, en pleno proceso de cambio estacional. El invierno parece que se va, la primavera llega, pero de golpe vuelven el frío y las lluvias, sales de la ducha y la piel se te reseca al instante, granos, poros… en fin, un proceso de cambio que puede convertirse en un sufrimiento innecesario: basta